EJERCICIO DEL DERECHO A LA ÚLTIMA PALABRA DE RAFA ZOUHIER.

  1. o En cursiva azul, las preguntas del Ministerio Fiscal y los abogados.

  2. o En normal negro, las respuestas.

  3. oLos comentarios del juez, comienzan por GB

  4. oEn rojo, lo que no se entiende bien y es de libre trascripción.

  5. o NOTA del Transcriptor (n.t.)

Nomenclatura de las partes que intervienen en el interrogatorio:

GB Presidente del Tribunal – Gómez Bermúdez I Imputado

Derecho a la última palabra de Rafa Zouhier.
00:00:00

GB: Rafa Zouhier.

I: Buenas tardes, quería decirle al Tribunal que, que no voy a montar ningún show, que voy al, al grano y quería empezar pidiendo perdón al Tribunal, por aguantarme esos meses, por mi comportamiento, y también, a las víctimas, por mi comportamiento, por si he podido molestar a alguna víctima sin querer, y, agradecer a mi abogado, por el trabajo que ha hecho, y la lucha que llevó conmigo esos tres años para que los españoles por lo menos sepan una parte de la verdad. A la vez quiero condenar de forma clara y contundente lo que pasó el 11-M y que sepan las víctimas que están detrás y todos los españoles afectados que respeto y comprendo vuestro dolor y aunque parezco una fiera dentro de esa pecera, quiero que sepáis que hice todo lo que está en mis manos para evitar vuestro dolor o al menos eso pensaba.

Llevo tres años en mí, en una celda, veintidós, veintidós horas al día, enterrado vivo, preguntándome qué es lo que tendría que haber hecho y no hice. O sea, alertar y avisar de un crimen era considerado un crimen. Reconozco que me enfadé al sentirme abandonado y humillado, y usado, y después hacer, después de hacer todo lo que hice para evitar ese tráfico de, de, explosivos que amenazaba en Madrid. Y, y eso lo hizo parecer mi comportamiento culpable y malo, en la, en la fase de instrucción, y por eso he cambiado la declaración y quería buscar la venganza, claro que buscaba venganza, contra los que me hicieron daño, pero me vengué con la verdad. No con ninguna mentira y usted no puede comprobar ninguna mentira aquí.

Esa cara que algunos dicen que tengo, era la misma que me ayudó a conseguir esa información, que le di a la UCO, la UCO, que eran unos tíos que yo pensaba que eran un, pensaba que eran que los que defienden a los españoles. No al Chino, yo le di la muestra a la UCO. Los 150 kilos los di a la UCO. Los explosivos a la UCO, ofrecí a las mismas personas que están ahí, que está sentada ahí. Esa misma cara viajó a Asturias, a marcar a la trama asturiana, si, que era desconocida en esos momentos, que ofrecía explosivos en Madrid a todos los marroquíes con los que compraban hachís, porque los conocía de antes, y no los presenté yo.

Pero la única cara que daba la cara, era la mía, porque mi intención es evitar ese dolor que ha pasado el 11-M y evitar, y parar ese tráfico, y evitar ese tráfico antes del 11-M y no después. Claro está que jugaba con fuego y le doy la razón a su compadre, no está hoy aquí, pero le doy la razón al señor Bautista.

GB: Se dirigirá al Tribunal, a nadie más.

I: Si, perdona señoría. Le doy la razón, porque, si no hubiera jugado con fuego nunca me hubiera enterado de las intenciones de la trama asturiana. Es lógico que me tenía que meter ahí, porque me han dicho métete ahí para saber lo que pasa, porque si no me meto, juego con fuego, verás, juego con fuego para evitar ese dolor, para evitar conocerle a usted. Y también reconozco que fui empujado a jugar sin saber, con mentiras que tenía, que eso era fuego, porque me empujaron a relacionarme con los asturianos para conseguir la muestra que dicen en mal estado, algunos abogados, ahí, que defienden ahí, el catalán, o sea, el hombre este, defiende, defiende que dice que estaba en mal estado o en buen estado, pero, pero la UCO sabía que salía de la muestra de la mina, y la mina no todos los explosivos estaban en mal estado. Y más aún si existe una cantidad de 150 kilos que por desgracia lo hemos comprobado que existe, yo no lo he visto, pero existió. Por eso yo transmitía la información que me daban, se lo transmitía a la que pensaba que yo, se encargan de la seguridad de los españoles que pagamos todos.

El señor Bautista, el señor Bautista hizo una pregunta aquí, que me dejó a mí, yo me quedé, digo, y preguntó ¿alguien duda que sin la participación de Rafa, se hubiera ejecutado el 11M? Claro, pero se le olvidó preguntar también si alguien duda que si Rafa no fuera empujado a la UCO, por la UCO, a relacionarse con la trama asturiana para sacar información.

00:04:31

Sobre los asturianos, ¿hubiera estado procesado aquí? Yo creo que no. O alguien duda, se le olvidó también preguntar, si, si la fiscalía y la UCO, la fiscalía de Asturias, que tenía los informes de la UCO…

GB: Diríjase al Tribunal, le vuelvo a repetir.

I: Perdona, perdóname, es que no puedo evitar. Alguien duda que si la UCO y la Fiscalía hubieran usado la información que yo he dado por, jugándome con fuego y jugándome la vida, subiendo hasta Asturias e identificando a las personas, hay, les hice fotos, que hemos podido verlas aquí, para que tenían antes a los traficantes de los explosivos, no hubiera pasado el atentado. Si lo hubiera usted detenido. Si hubiera la UCO usado mi información, hubieran detenido a los asturianos antes de, de la, de, de, de que vendan los explosivos, señoría.

Acaso, acaso le parece poco al Ministerio Fiscal, toda la información que consta en esos informes, del 6 de marzo y del 27 de febrero y donde sale que usan a los jóvenes para transportar mercancías, que después, disponen de 150 kilos. Lo tengo aquí: “que usaban jóvenes para transportar la mercancía”, ese es el informe, lo estoy leyendo textualmente lo que dice. Que “Toro y Trashorras, tenían a, a, proveedores de hachís, que les venden hachís en Madrid y en Almería, y ¿quién vende hachís?, señoría, si eran los moritos, los marroquíes, claro. Si no, ya conocían a los marroquíes antes. Si, por eso yo he avisado de esa relación tan peligrosa. Y más cosas que yo no quiero leer.

El señor Zaragoza aquí, llegó a compararme con dos confidentes, uno de ellos se llama Cartagena, éste, y uno es Trashorras. Uno de ellos que yo mismo avisé y denuncié, ante la autoridad, de que quería ofrecer explosivos a cambio de droga, porque yo le he escuchado ofrecer esto y yo se lo he comunicado a la Guardia Civil y yo pensaba que él se encargaba de nuestra seguridad. Y otro, el otro que es Cartagena, el que me, ha reconocido aquí, nada más y nada menos, tenía reuniones de carácter islamista con los autores del 11-M, lo reconoció él y levantó el dedo para cuando dijo la Yihad, levantó el dedo, dijo que yo… Yo lo comprendo porque si estaba infiltrado, pues lo normal, tendría que hacer cosas para, para, para que no sea descubierto. Pero no solamente no está procesado aquí, sino que está protegido y cobrando. Sin embargo, yo por estar en una reunión que estaba por lo mismo, para saber si hay algo o no hay algo, se habló de hachís y estoy aquí y me pide usted 40.000 años. Y eso que he demostrado por “masiva y pasiva” que yo avisé a los explosivos y lo he demostrado aquí ante todos los españoles.

Respecto a las acusaciones de que fui yo quien puso en contacto a los marroquíes, les tengo que decir que no solamente no los puse en contacto sino que avisé de esa relación tan peligrosa y así consta en los informes de la UCO donde reconocen que los asturianos tenían proveedores de hachís, tanto en Madrid, como en Almería en el 2003. Y está claro que el hachís lo venden los marroquíes y entre ellos todos se conocen, y todos sabían al igual que yo, que la trama asturiana ofrecía explosivos a cambio de hachís y la respuesta de Víctor, ¿sabe cuál es, señoría?, te lo juro, eh, como te lo digo, así como lo estás viviendo, “tranquilo, Rafa que todo Asturias está controlado”. Así, y cómo, y por qué yo no tengo que confiar en él, por qué ellos confían en él en decir aquí que yo no les avisé, que tal, que se le olvidó y tal, y no confían en mí, y yo no puedo confiar en él cuando me dijo a mí, “tranquilo Rafa que está todo…”. Yo estaba convencido que estaba, que Asturias estaba controlado, yo estaba convencido que los asturianos estaban controlados y no iban a sacar ni un gramo de explosivos. Ay, (n.t.: suspira). La respuesta de Víctor era “tranquilo, Rafa, que…” que eso, lo que dije. La fiscal y algunas acusaciones han confiado en Víctor y me acusan de, a partir de de marzo, no he vuelto a informar, cosa que es mentira, ahora le voy a decir por qué. Del tráfico de explosivos y yo me pregunto, señoría, cuántas veces hay que preguntar, cuántas veces hay que denunciar un hecho tan grave que lleva unos explosivos que llevan matando más de treinta años en este país. Cuántas veces hay que ir y denunciar “oiga, que, van a vender explosivos, oiga, que van a vender explosivos”. ¿Cuántas veces hay que ir a decirlo? Una, dos, tres, cuatro veces, acaso estaba avisando de churros en vez de explosivos, señoría. Es una cosa tan grave, que yo estoy convencido que una policía cuando te dice que está todo controlado iba a ir a hacer su trabajo, a detener a los culpables, o a parar el explosivo que salía de la mina, o ir a vigilar la mina, o, o, no sé, yo no sé el que tiene que hacer ese trabajo.

00:09:25

En cuanto a, a la acusación ésa de que yo a partir de marzo no informé. Por qué en vez de acusarme a mí, no acusas a la UCO de no hacer, en vez de acusarme a mí de no hacer nada a partir de marzo de 2003, por qué no acusas a la UCO de no hacer nada a partir de marzo de 2003, que sabía lo mismo que yo.

Señoría, tengo que decirle una cosa y la tenemos aquí encontrado, yo estoy seguro que usted también la ha visto. A partir de marzo de 2003 no solamente no avisé, sino cuando más voces de alarma he dado y le avisé y le volví a avisar hasta septiembre, durante todo el verano. Oiga, que esto es gente que viene aquí, y él lo dice aquí, lo reconoció en el careo que tuvimos yo y él, y dijo, y dijo en el careo, “oye, hemos hablado un millón de veces, si me avisaste un millón de veces” y lo dice así con toda la cara que tiene. Hemos hablado un millón de veces pero como no me dijo nada nuevo de lo que le dije, pues no hizo ningún informe nuevo, y qué culpa yo, yo no entiendo de ningún informe que, yo entiendo que hay una denuncia, están de acuerdo, ¿están de acuerdo? Es que yo entiendo que hay una denuncia y que tienen que vigilarla. Yo no sé lo que tienen que hacer él. Un informe o después. Yo no entiendo nada de informe, yo lo que entiendo, que le avisé después de marzo. Después de marzo le avisé 1000 veces y le dije, lo mismo que le decía anterior. Oiga que este señor es, y vienen a comprar hachís y han venido a ofrecer explosivos. Y yo no soy ningún chivato, porque yo no me chivo del hachís, ni me he chivado de cocaína, y de…Yo me he chivado de una cosa para salvar vidas. Que luego ha salido el tema del hachís, pues ha salido, pero yo lo que he avisado especialmente son de los explosivos que se usaron, según usted, en el atentado del 11 de marzo. Pero para algunas acusaciones, eso le da igual, le da igual, eh, ese señor, la señora Pilar Manjón o el catalán, le da igual que haya un saco de pruebas claras...

GB: Usted tiene derecho a la última palabra, la autodefensa es un derecho fundamental, reconocido por los tratados internacionales, pero no puede faltar a la consideración y respeto a nadie. Continúe, continúe.

I:
Pero es que no sé, señoría, el catalán, al catalán no le he faltado el respeto.
GB: No, evidentemente, eso no es ninguna ofensa, continúe.
I:
Eso no es ninguna ofensa, es que no sé los nombres.
GB: Bien.
I:
El del pelo blanco. Para algunas acusaciones como ese señor, que defiende por “pasiva y por masiva” que yo he oído decir aquí, que yo estoy dispuesto a llegar hasta el final con la UCO. Hasta el final qué quiere decir, qué quiere decir con hasta el final. Y con la UCO dónde, a olvidarte de hablar de 150 kilos ante el juez, a olvidar de no hacer nada, a pedir destruir informes al señor Jambrina, a ayudar a la UCO a qué, no se olvide usted que está representando a las víctimas que han sufrido el atentado con esos mismos explosivos que por lo cual yo he avisado. No se le olvide. Eso se lo digo, es un consejo mío, que no defienda lo indefendible, porque es que está clarísimo.
GB: Defiéndase usted y deje de dar consejos. Guarden silencio por favor.
I:
No hace gracia, pero bueno, intento yo, explicarme mejor, pero bueno, ese señor, que le da igual que haya un saco de pruebas claras para salvar a las víctimas que representan el horror, que representan. Yo ese, ese saco de pruebas le parece poco. Les da igual, que los que tenían la obligación y la responsabilidad de evitar la masacre sepan, antes del 11-M, señoría, quienes las personas que venden explosivos, de dónde salían los explosivos, quién, la cantidad que salían los explosivos, quién “amplió” destruir pruebas a otro Guardia Civil, que no lo digo yo, que lo dice Jambrina, ¿qué está acusando usted a Jambrina, de, de, de mentiroso? Qué está defendiendo, es que yo, no lo digo yo, lo dicen dos guardias civiles, lo dice la Guardia Civil, ¿qué están defendiendo la UCO, a Jambrina, a quién está defendiendo, a la Guardia Civil, a quién?

Y evitar… claro, la obligación de, la responsabilidad de, que para evitar, mal, pero, a ver, de dónde salían, a ver, tal, tal… (n.t.: Está leyendo).

00:13:40

Señoría, yo es que, claro, yo me parece eso de, lo de da igual, vale ya, esto a mí, a mí ya, qué más da, ya tenemos al moro este intermediario para pagar el error de ese señor, Víctor y su jefe, pues ya no hay ningún problema aquí, también, no pasa nada. Pues a mí no me da igual, señoría. Y estoy seguro que muchos españoles y víctimas tampoco les da igual. Y muchos guardias civiles, con quien yo he hablado, que me llaman todos los días, he hablado con ellos, guardias civiles honrados, de pie y me dan todos los días la razón y me dicen, sabemos lo que hay, no te preocupes, y a mí no me vale que echen la mano a la cabeza, después del 11-M o que destruyan después el informe, o que quieran hacer tapar pruebas o inventar pruebas para dárselas a esa señora que es muy inocente. Quiero saber por qué no se usó el saco de pruebas para que, si, si, para, para, para parar ese tráfico de explosivos en las minas que, y lo mismo le digo, a las víctimas, esa pregunta lo tienen que hacer las víctimas. Por qué no se usó el saco de pruebas que tenían que yo mismo he dado para parar ese tráfico de las minas.

GB: Bien ya ha dicho eso reiteradamente. Pase a otra cuestión.

I:
¿Por qué no se ha mandado…?
GB: Zouhier, le estoy explicando cuáles son los límites del derecho a la autodefensa. Ya ha repetido eso varias veces desde que ha comenzado. Pase a otra cuestión.
I:
Vale. Vale, vale. Acaso la Fiscalía y las Acusaciones querían que dijera a los asturianos que yo estaba avisando a la Guardia Civil. Claro está que para sacar ese saco de pruebas, señoría, tuve que dejar alguna. Que ahora la señora fiscal la usa en contra mía y algunas acusaciones, usan en contra mía para condenarme. Claro está que hablé de las historias de los explosivos para poder conseguir la muestra que me ordenaron conseguir, que me obligaron a hablar de explosivos. Pero era para un buen fin, mejor que éste. Claro está que tuve unas reuniones, y salí con los asturianos de fiesta y he dado, estado de fiesta con ellos, y cada vez que me llamaron salí, claro, yo no voy a desaparecer de repente, yo no voy de repente a hacer “plunk”, y desaparecer, si me llaman, pues voy y hablo con ellos, oiga si escucho explosivos aviso, si no escucho pues no aviso. Pero cuántas veces hay que avisar es que ya no sé las cuántas veces que he avisado ya.

Señoría, no era la responsabilidad mía, quiero dejar claro que no era ninguna responsabilidad mía, ir detrás de Trashorras, a ver si habla con un, con un terrorista, un traficante de hachís, un traficante de coches, o quería comprar finca o comprar Toyota, eso no lo sé. Yo me entero aquí en este juicio, del Toyota, de la finca, de, del, del, los vuelos que hizo, después de la luna de miel. ¿Por qué no me llamaba a mí? ¿Por qué si soy intermediario, por qué no daba el teléfono a los chavales para que me den el hachís que yosoy el intermediario? Él reconoce aquí, él reconoce aquí, en el folio, en el folio 17133, que pagó 72000 euros al Chino. Al Chino directamente, que le pagó con dinero. Por hachís. Él traficaba con hachís con el Chino. Él hacía cosas con más marroquíes. Él cuando yo estaba en la puerta de mi casa y se presentaba con cinco o seis marroquíes de fiesta, iba con ellos, ni siquiera los conocía yo. Tenía amistades con muchos marroquíes que la señora fiscal no quiere venir, dejar, dejar declarar en el en la fase de instrucción.

Ya termino, señoría, quiero dejar claro al Tribunal que tengan en cuenta que avisé de los explosivos de una cantidad muy seria y lo hice después de la guerra de Irak, después del 11S, después del atentado de Casablanca y no soy yo el que tiene que ser, por qué yo tengo que ser el que tiene que pensar que los ciento cincuenta kilos eran para pescar o para cortar árboles. Con que reconozco, aunque reconozco, que si llego a saber que eran para pescar nunca avisaría de ello.

También quiero dejar claro a la fiscalía, que me pide cuarenta mil años, nada más y nada menos, por no matar, sino por hablar y contar la verdad a los españoles y a las víctimas que están detrás, y la Fiscal intentó amenazar a mi abogado antes del juicio oral con esa petición. Porque desde el primer día que le conté esa verdad, en la fase inicial, no les gustó ni a la fiscal, ni al juez del Olmo, a partir de esta, a partir de ahí se empezó la maquinaria a buscar pruebas, alguna ya le daba igual si son falsas, si son, como la de los teléfonos, las llamadas de teléfono son muy falsas, ¡eh! Ya lo, ya lo verá el señor juez.

00:18:16

Al ver esa petición, me acordé de la frase de la UCO, que me visitó en la cárcel, Rafa, me dijo, no digas nada de nadie sobre los explosivos y menos sobre la muestra que nos diste, si no, te vas a comer los 200 muertos. Y eso me lo dijo, me acordé de cuando me pidió usted

40.000 años. Me lo dijo, al final, llevaba razón, le va a salir gratis su error. Pero desde aquí, quiero dejar que sepan, la UCO, la fiscalía que no me van a callar, que contaré a los españoles la verdad, esa verdad que me ordenaron callar, porque se las debo a ellos, porque aunque, aunque me “costa” cuarenta años de cárcel, me los pasaré con la conciencia tranquila de haber cumplido mi misión con avisando, antes, después del 11-M y aunque algunos, Víctor, me llamen chivato por ello a través de sus abogados, algún día se darán cuenta, y se darán cuenta muy pronto y quiero que abran los ojos, se darán cuenta que si me he chivado era para avisar, para que no maten a sus padres, a sus hermanos, a sus hijos, y avisé antes de conocerlos a ellos, de que se iban a vender 150 kilos de explosivos. Que si se iba a ofrecer explosivos en Madrid, una y otra vez, una y otra vez. Nunca supe nada del atentado, ni nada del 11-M, ni de preparativos, ni he transportado, ni he, ni he negociado explosivos, todo lo contrario, avisé de ello.

Y no va a conseguir callarme esa verdad. Y usted le debe también a las víctimas contarles toda la verdad, toda. No una parte de la verdad, esa gente, bueno, ya estamos ahí en la cárcel, sí, pero también tienes que contar la verdad, por qué intentó destruir la prueba.

GB: No se dirija al Ministerio Fiscal, no se lo vuelvo a repetir.

I: ¿Por qué se intentó destruir la prueba, señoría? Por qué se intentan destruir pruebas “contundentes” que demuestran que yo había avisado. Esas pruebas demuestran que las víctimas, lo tienen el derecho de saberlo, esas cosas tienen derecho a saber las víctimas o sólo quieren saber que esta gente ama, trata de coger a cualquier marroquí. ¿Por qué no se detuvo al Chino cuando yo estaba dando una información? Hay mucha gente que avisó del Chino aquí. ¿Por qué no se le detuvo para que explique su crimen y dejar a la gente, y dejar de coger a gente así, y del montón, venga, todo el mundo para dentro?

Desde aquí pido a las víctimas que abran los ojos para que paguen los que de verdad tienen que pagar, porque yo he cumplido con ustedes, antes y después del 11-M, porque mi intención era evitar esa compra de explosivos y evitar que se venda explosivo, ya sea a, a, al uruguayo, al Chino, a quién sea.

Algunas acusaciones, a un chaval joven, aquí, me acusa de dar una información a la UCO tergiversada y de todo un saco de pruebas, saca una, saca una información que dije a la UCO de que los asturianos iban a, a Andalucía para comprar hachís, cuando en realidad, según este letrado, el hachís lo compraba en Madrid, porque se lo dijo Toro. Lo que demuestra, ese letrado tiene que saber, si él está convencido de que tenían proveedores de hachís en Madrid, lo demuestra que ya tenían marroquíes ahí amigos suyos en Madrid en el 2003 y eso también, de eso también avisé y consta en los informes donde lo reconoce la Guardia Civil, la UCO lo reconoce. ¿Alguien preguntó quienes son esos proveedores de hachís, si los que vendían hachís a los asturianos, en marzo de 2003 en Madrid, para ver si eran amigos del Chino o eran amigos de fulanito o de fulanito?

Respecto a la acusación, de que me acusan de conocer la radicalización del Chino, una persona que vi tres veces en mi vida o cuatro. Que ni siquiera tenía su teléfono, ni siquiera él tenía el mío. Los únicos contactos que yo podía tener, la primera vez que vi al Chino, era en la reunión del McDonald’s y en ese momento, yo le vi por primera vez y amenazó tanto a Trashorras y luego a la siguiente reunión amenazó a Toro y lo dice aquí en su declaración. Yo le dije antes, pero a él también lo consta aquí. Que el hachís que tenían, en el folio, bueno, aquí no pone el folio. Que el hachís que tenían en el momento que, que salió, dice en un careo que, en el careo de Toro y Emilio. Que Jamal les amenazó y esto fue en noviembre y cuando, y fue cuando quedaron en el McDonald’s de Moncloa para hablar del tema después de que el Chino subió a Asturias en un BMW a buscar el hachís y después de esto volvió a ver, y no lo volvió a ver más. Esto lo dice Toro. Que les amenazó, que amenazó al Chino, que le amenazó y si, en la reunión de Carabanchel se ha hablado de una deuda del hachís, señoría, demuestra que ya se conocían antes. El Chino le ha dado hachís fiado, ¿se lo va a dar a una persona que no conoce?

00:22:53

Una persona toma 60 kilos de hachís u ochenta y dice de Galicia que no se qué. Yo es que no sé nada de eso. Yo fui a la reunión para hablar de la deuda para que no le metieran una paliza. Vente a ayudarme por favor, y me ayudó y le ayudé, me fui a ir, también para ver lo que se cuece, pero en ningún momento se habló de explosivos ahí. En ningún momento porque si no, avisaría otra vez.

Todos los amigos íntimos del Chino, señoría, han pasado por aquí, y han declarado que no me conocían de nada, que ni siquiera era un amigo del Chino, que tampoco hicieron sus propios hermanos que han venido aquí, que han declarado no conocerme de nada. Tampoco lo hizo su mujer, que Toro tampoco sabía, ni conocía del cambio radical del, del Chino y han declarado todos que era, era una persona desconfiada y que no se fiaba de nadie. ¿Por qué se iba a fiar en una persona que había visto tres veces y que tiene la fama de todo menos religioso, lo hemos podido comprobar aquí? De todo, menos religioso, de marcha, de discoteca, de, a mi me han traído de la discoteca, me han metido en la mezquita. Me han cogido en la puerta de la discoteca con una resaca que te cagas.

Ese señor, demuestra que yo no lo conocía antes de la reunión. Es que ni siquiera, estaba al borde de la muerte en un hospital, que salí de la coma, y ni siquiera me visitó, ya que esto, me quieren vincular con él y tal. Yo no lo conocía, es que ni siquiera lo visitó el día que estaba ahí. No lo conocía.

Y el caso de que yo tuviera esa información, o una información del Chino, y de su radicalización, y su cambio, ¿por qué voy a preguntar a sus íntimos amigos después de, después de hablar conmigo, el Lofti, después, por qué voy a preguntarles, después del 11-M, a preguntar a sus amigos a ver quién fue, a ver quién pasa para buscar, a dar una respuesta a los ciudadanos sin conocerme de nada, para dar una, parte de la verdad y ayudarles a coger, a coger al culpable, pero la fiscal y los policías han cogido al mensajero en vez de al culpable, porque estaba durmiendo en su casa y no lo cogieron. La fiscal siempre prefiere al mensajero antes que al culpable.

Señoría, el Trashorras conocía más la radicalización del Chino que yo. Ha estado en su finca, ha estado en su casa, ha comido con él, subió a verle. Y cuando vino de vuelta de la luna de miel, no ves que me llamó y me dijo oiga estoy aquí con el amigo tuyo o…no, no, dijo a su mujer en el folio 5964, que voy a llamar a un amigo mío para ver unas fincas. No a un amigo de Rafa, porque ya me conocía. No, no, voy a llamar a mi amigo para ver unas fincas, y se fue a su casa. No me llamó a mí para recogerle a él. Yo estoy en Madrid, ¿por qué no me llamó a mí? Ya que soy el intermediario y que yo conocía a Toro. 28 ya conocía el transporte de, no conocía nada. El día 28 y el 29, estaba de cristal y de cocaína hasta el culo en una discoteca.

Respecto al detonador, señoría, en el folio 15050, 15053, Trashorras reconoce que un policía, una persona que le presentaron, dice, textualmente, una persona que le presentaron como comisario le dijo a él delante de Manolón y de su mujer que un moro le ha dicho que el dicente le había facilitado un detonador. Eso fue en Avilés cuando subieron a verle los del CNI, los de la Guardia Civil, todo el mundo subieron a verle ahí para decirle y le dijeron, automáticamente, ¿sabe lo que dijo Trashorras? En ese momento, el declarante, ofuscado, por la pregunta, dijo que si no estaba detenido se marchaba a casa, se dio cuenta que, que era yo, el que le dio, el que me dio el detonador y la muestra. Claro, era yo, se dio cuenta y ahí, es cuando empezó la maquinaria a empujar, a ver cómo implicarme, como a Lavandera, como al Nayo, han querido implicar a todo Dios aquí, faltaría implicar a las víctimas por estar en el tren. Van a acusar a las víctimas porque estaban en el tren. Pero me acusó, me acusaban y eso demuestra que la policía que le dijeron que el detonador, sabían que me habían dado un detonador.

Y en este punto del 12, en ese punto relacionado con el detonador, el 12-M, señoría, me llamaron los de la UCO y me dijeron, oye cómo estás, tal, y vinieron a verme Rafa, Víctor y el señor Paco. Me dijeron, me dijo no, me preguntaron por, por el atentado, y algunos dicen aquí, que me han llamado para hacer un “choper” o no se qué, una, una, la persona es que yo no lo entiendo, si, yo no lo entiendo a esa persona que dice que, no que hablaban de una operación “choper” que, es que no tenía nada que ver con el atentado. No, no, es que me preguntaban por el atentado y me dijeron que si sabía, claro, ellos el día 12-M sabían que, ETA no tenía nada que ver o que ETA no, por qué me preguntan a mí.

00:27:59

Por qué me preguntan a mí, si no relaciona la Goma2 con, yo les había avisado, le había dicho todo, la información, que tenga cuidado que es esto, tal, tal…

Bueno, no me quiero enrollar, pero en el día del detonador, señoría, el señor Paco, me dijo que, me preguntó por el detonador y yo le dije que sí, que me había explotado y aquí lo había reconocido. Lo reconoció aquí, que me había explotado porque se lo había dicho yo antes, en la, en la, en la visita de Víctor y Rafa en el hospital. Y nunca les dije que era, que lo que me explotó era un accidente doméstico, porque sería una contradicción que te cagas y me podían haber detenido en ese momento si lo hubiera dicho ese, tal, tal, tal contradicción. Decir en el hospital que era un accidente doméstico y en abril del 12-M decir que era un detonador, y aquí lo reconoció, el señor Paco. Entonces eso demuestra que no he mentido.

Y tampoco, quiero saber, quiero que sepan ustedes que si no hubiera pedido la muestra, yo, nunca me hubieran dado el detonador. Eso que yo quiero explicarlo todo como fue, pero como no quiero enrollarme, algunas víctimas, algunas acusaciones de la AVT han dicho, no de la AVT no, la otra, la, Angélica o no sé cómo se llama, dijeron que, que van a pedir

40.000 años para ver si, a ver si hablo. ¿Qué quieren que diga más? Le parece poco que, que avisé un año antes durante todo el año 2003 y que no han hecho nada, ¿le parece poco esto? Y a mí no, eh, a mí no me parece poco. Vamos a los testigos, señoría, aquí vino una mujer que se llama Ylenia González Rossell, era mi ex novia, pero lo hemos dejado en 2003, estábamos enfadados, yo, yo la rescaté de la prostitución, en Marbella, de la droga, que se drogaba, una mujer, que yo, le he, le he hecho muchos favores, pero bueno…

GB: El derecho de última palabra, no le permite el imputar hechos a nadie ajeno al proceso…

I:
No, no, no le estoy imputando, yo le estoy diciendo la realidad.
GB: Limítese a contar lo que sea relevante para su defensa, no a lanzar acusaciones o infundios contra otros.
I:
Vale señoría, perdona, esa señora, señor, ha reconocido, tuvo una reunión con otra mujer que era mi novia, en esos momentos, que era una chavala, la cubana, le conoció, y tenía una reunión con una persona clave aquí en este juicio, que no viene a declarar, que sabe demasiado por eso se escapó, que se llama Mario “Garzón” Aranda, si alguno de los tres antes de hacer la declaración ante el juez del Olmo para hacer un complot contra mí, y para hacer una declaración, para hacer una declaración contra mía y hacer, claro lo demuestra la reunión. Si han hablado los tres es porque quieren hacerme daño para ver qué decimos contra Rafa y tal.

Respecto a la declaración del gitanillo. Aquí reconoció el gitanillo, señoría, que no, que le reconoció el Trashorras, le reconoció que no tengo nada que ver con el asunto. Si lo dijo él. Ya que le daban más credibilidad al gitanillo que a nadie, ¿por qué no le da credibilidad tampoco en eso? Porque en eso de la credibilidad del gitanillo en eso. Está en la calle, eh, y aparte que en el sumario consta que el Trashorras, le reconoció a sus padres en el locutorio que Rafa, yo, que yo no tengo nada que ver con él, y así consta en el sumario.

Señoría, a partir del 12.000, del 12 de marzo, ya empezó la maquinaria a buscarme cómo imputarme, o cómo, porque ya el 16 de marzo, cuando la UCO sabía que yo sabía demasiado, y que debía perjudicar o yo no sé qué pensaron. El 16 de marzo mandaron a Mario a llamarme por teléfono que todos lo hemos podido escuchar aquí, a decir a, me dijo, vente, oye, ven a verme que tengo una cosa muy importante para ti, y me urge por tu bien. Dije vale, me fui a su casa y me dijo, Rafa, mira, que acabo de hablar con la UCO que el jefe de ellos me ha dicho que te va a buscar un lío, tal, que te tienes que ir. Yo con 23 años que tenía, dije, vamos, cómo, lío, qué, yo no tengo nada que ver, yo no sé nada. No, no, que te tienes que ir de España urgente. Y yo no me voy, de España, yo no tengo nada que ver con el atentado para irme. Todo lo contrario, todo lo que tengo que ver es bueno, todo el saco de pruebas que hay, que existe en el sumario está a mi favor, demuestran que yo soy leal, que he avisado, que yo no me considero un chivato por intentar salvar vidas, que no me considero un confidente por intentar salvar vidas y avisar de unos explosivos, porque yo no avisé de churros, avisé de los explosivos, y cualquier delincuente que me está oyendo dirá que avisar de los explosivos era bien hecho.

00:32:36

Señoría, respecto a la llamada del 17 de marzo, donde le estaba diciendo a Víctor, oye, tú, tal, todos hemos podido escuchar esa conversación, donde le estaba dando yo una información el 17 de marzo, para detener, que era correcta, yo no mentía. Lo puede comprobar, claro que yo no mentía, claro que decía que tenía cables, que tenía tal, toda esa información me la dio el Lofti y aquí lo dice claramente en su declaración, en el folio 28846. Que se rumoreaba en Lavapiés, que empezaron a decir que Jamal Ahmidan empezó a decir a los traficantes, que iba a empezar a pedir dinero a los traficantes y que si se negaban a dárselo, entonces les iba, les iba a meter en el atentado. Señoría, eso demuestra que ese señor sabía que el Chino estaba pidiendo dinero en Lavapiés. Nadie le preguntó aquí, a quien le estabas pidiendo el dinero. A quién, quiénes son esos traficantes a los que le estaba pidiendo dinero, que sabían que les iba a meter en el atentado. Nadie les preguntó, y que la gente de Lavapiés, el lunes15 o el martes 16 de marzo, comentaban que Jamal Ahmidan había participado en el atentado. El lunes 15 y el 16 de marzo, justo cuando yo daba el telefonazo a Víctor cuando me contaba, a tiempo real, señoría. A tiempo real, justo cuando me daba la información él, que se enteró porque había un amigo suyo que le estaba diciendo toda esa información, en la cárcel de, de Marruecos, que estaba una persona que le dice aquí, en el mismo folio, abajo, en el mismo folio, dice, el imputado manifiesta que cuando Jamal el Chino estaba en la cárcel en Marruecos, le comentaba que un, se encontraba en la celda sólo y, y, había unos chavales que estaban en prisión con él, que en la celda estaba sólo Jamal con fotografías de Bin Laden por todas partes, que hubo una persona llamada Rachid que estuvo con Jamal casi todo el tiempo en la cárcel, de Marruecos, y éste le dijo al dicente que Jamal tenía comprado a toda la cárcel, que tenía teléfonos, que tenía comida del exterior, que le dijo que Jamal tenía contactos con toda la gente de Al Quaeda, y ese nuevo grupo que hay en Marruecos, y mantenía horas, horas, comunicado, en comunicación con ellos, y mantenía relaciones con grupos radicales religiosos, que el dijo, que el tal Rachid le dijo que Jamal el Chino se ha vuelto muy loco y no saludaba a la gente que no rezaba.

Ese tío sabe más que yo, y no lo ha imputado señora fiscal. ¿Por qué no le preguntas quién es ese Rachid que le dice para informarte más de la vida del Chino? ¿Por qué esa información que le ha dado esa persona, y se ha callado muchas cosas que me dijo a mí?

Yo estaba diciendo a Víctor, no, yo lo he visto con mis propios ojos, para dar credibilidad, para que actúe, porque es mi forma de vender la información, como siempre él lo puede comprobar aquí, yo siempre, eh, búscate tal, que no pasa nada, que sí que le he visto que le ha mandado tal, y tal, porque a mí me transmitían la información así, como, como constaba.

Por último, señoría, quería dar las gracias al Tribunal por aguantarme, y que a todos los abogados y todos que se han portado muy bien con nosotros y que sepan las víctimas aquí, que todo mi apoyo, aunque yo parezca una fiera, un personaje, según la fiscal, no tengo nada que ver con esos hechos, todo lo contrario, hice todo lo que estaba en mis manos para evitar ese atentado y, y, y vamos que, quería dar las gracias también a, a, a mi abogado, y a mucha gente que, que me apoya, y que ha confiado en mí desde el principio y a la acusación de esa señora, que no, que desconozco su nombre, que ha confiado y me ha quitado la acusación, aunque algunos me han, me han acusado 40.000 años, quieren pedirme 40.000 años, que sepan que, aún en el caso, en el caso, de que estuviera alguna condena, que me condena, que me condena, pasaré toda mi condena con la conciencia tranquila, cosa que los que tenían derecho a evitar ese atentado no lo van a, no lo van a dormir tranquilo, pues yo sí, yo voy a dormir tranquilo y estaré tranquilo, y nada más, señoría, y pido perdón a todos por, no poder evitar, yo lo he hecho todo lo que estaba en mi manos y pido perdón, en eso sí que pido perdón, por no haber visto la otra cara, a lo mejor por ser fiestero, a lo mejor porque no tengo, no voy a la mezquita, no pude ver la otra cara, pero la otra cara que era prescindible de los explosivos yo dí toda la información que estaba en mi mano y todo que sabía se lo he comunicado a la autoridad y eso no me convierte en un terrorista sino en todo lo contrario. Gracias, señoría y pido perdón a todo el mundo.

GB: Pase al habitáculo.

Libertad Digital