Elecciones USA: Comienza la era Obama

El triunfo de Barack Obama

Raúl Vilas

"No somos un grupo de estados rojos y azules. Somos y siempre seremos los Estados Unidos de América". Con estas palabras Barack Obama ponía fin a una intensa noche electoral. ¿Un día histórico? En los próximos cuatro años lo veremos.

El discurso de Obama ante una entusiasmada multitud en Chicago dista mucho de la visión sectaria y maniquea de los EEUU y del mundo que muchos desde Europa quieren atribuir al primer presidente mulato de la historia. Asistimos a un aluvión de opiniones empeñadas en identificar el triunfo de un negro con el fin de los valores que encarnan los EEUU: La defensa del individuo, la familia y la sociedad civil frente al Estado.

Nada de lo vivido este martes 4 de noviembre y durante la larguísima y extraordinaria campaña electoral apunta en esa dirección. Hemos asistido a una auténtica lección de democracia: La implicación de los ciudadanos en el proceso de elección de los candidatos y durante toda la campaña deja en evidencia el despotismo partidista que padecemos en España y gran parte de Europa.. ¿Alguien se imagina el triunfo de un negro en cualquiera de las sociedades europeas que miran con ridícula superioridad moral a los EEUU?

Su victoria es indiscutible. Ni efecto Bradley ni nada. Las encuestas esta vez no fallaron. Ha vencido hasta en nueve estados que hace cuatro años votaron Bush, y no ha perdido ninguno de los que se había decantado por Kerry. Destacan sus victorias en feudos republicanos hasta la médula como Virginia, Colorado, Ohio o Indiana. Ha logrado 349 votos electorales, que llegarán hasta los 364 si se confirma su triunfo en Carolina del Norte. Casi cien más de los 274 necesarios. En voto popular también ha ganado con claridad, aunque algo menos de la pronosticada por las encuestas: 62.992.553 de votos, el 52 por ciento frente a los 55.796.823, el 46 por ciento de McCain.

Una lección democrática plasmada también en los discursos de los dos candidatos tras conocer el desenlace. McCain ha sabido perder y Obama ha sabido ganar, con un denominador común: La unidad en torno a los valores que sustentan la primera democracia del mundo. Dos palabras: libertad y seguridad.

Ha habido cambio en la Casa Blanca. Faltaría más. Eso es la democracia. Está por ver que vaya más allá de la alternancia política que desde hace dos siglos vive con normalidad la sociedad estadounidense, con presidentes muy buenos y otros muy malos. Republicanos y demócratas, y viceversa. Más que un triunfo, la elección de Obama puede suponer una derrota para el antiamericanismo rampante que sufrimos en Europa. Se han quedado sin coartada.


Diseñado por Christian Camacho