Endesa: El que resiste, gana


La OPA sobre Endesa no sería considerada la madre de todas las OPAS de no ser por la resistencia mantenida por la propia compañía con su presidente a la cabeza. Todo comenzó el 5 de septiembre de 2005. Gas Natural lanzaba una OPA hostil sobre el 100 por ciento del capital de Endesa condicionada a la aceptación de tres de cada cuatro acciones. La oferta se emitió con una prima del 19,4 por ciento, a 21,30 euros por acción. Aquel día, la cotización de Endesa cerró la sesión bursátil por encima de los 22 euros, pero Pizarro, su Consejo de Administración y sus accionistas sabían que la compañía valía mucho más.

La raquítica oferta de Gas Natural así como las implicaciones políticas que se adivinaban con Montilla en Industria y el Pacto del Tinell aún fresco, empujaron a Endesa a plantar cara. Y la plantó a pesar de las obstáculos que le puso el Gobierno. La CNMV, dirigida por Manuel Conthe, instó por carta a Endesa a abstenerse de efectuar "cualquier operación que tenga por objeto perturbar el desarrollo" de la OPA de Gas Natural. Además, exigía a la eléctrica el "deber de pasividad" de su Consejo de Administración.

Pero la defensa de Endesa continuaba. Cumpliendo siempre las normas, Manuel Pizarro respondió llevando la actuación de la CNMV a la Audiencia que suspendió cautelarmente el consejo de la CNMV. En enero de 2006, el Tribunal de Defensa de la Competencia rechazaba la OPA sobre Endesa.

Visto el panorama en España, trufado de influencias políticas, Endesa intentó llevar el asunto a Bruselas, que finalmente decidió devolverlo a las autoridades españolas. Según se pudo saber más tarde, Zapatero se reunió secretamente con el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso el día antes de que la CE renunciara a entender del caso.

Las trabas a Endesa continuaban en Febrero de 2006. El Consejo de Ministros daba luz verde a Gas Natural, sin contar con que unos días más tarde aparecería en escena E.On, con una oferta mucho más jugosa que Gas Natural -27,5 euros por acción y en efectivo-. El gigante alemán transformaba esta operación político-nacionalista en otra cosa. Los accionistas de Endesa jamás optarían por la gasista. Zapatero dejó clara su posición: prefería empresas españolas; es decir, Gas Natural. El Gobierno no se daba por vencido y cambió las leyes otorgando por decreto más competencias a la CNE para frenar la oferta de E.On. En Europa no lo ven con buenos ojos y censuran las nuevas competencias de la CNE así como las duras condiciones que el organismo presidido por Maite Costa impuso al gigante alemán.

Ante este panorama, Endesa continúa resistiendo. Para Pizarro, los intereses de los accionistas y los consumidores están por encima de las ambiciones políticas del Gobierno. Por estas fechas, las acciones de Endesa ya coquetean con los 30 euros por título en la cotización bursátil.

En este contexto aparece un nuevo campeón nacional en escena, Acciona. La constructora de Entrecanales irrumpe en medio de la batalla adquiriendo el 20 por ciento de la eléctrica presidida por Manuel Pizarro.

 Después de casi año y medio de OPA y ante la envergadura que tomaba la operación, Gas Natural tiraba la toalla. Para estas fechas ya es Joan Clos y no Montilla quien dirige la cartera de Industria. Zapatero se reúne con Prodi. Clos, junto a la oficina económica de Moncloa lo hacen con el Consejero Delegado de la empresa pública Italiana Enel, Fulvio Conti. La coalición Hispano-Italiana está en marcha e irrumpe en escena torpedeando las opciones de E.On.

Endesa ya había recomendado la oferta de E.On que había subido hasta los 40 euros por acción y casi se había asegurado el triunfo de no ser porque Acciona y Enel ya controlaban casi la mitad del capital social de la Eléctrica. A un día de que finalizara el plazo de aceptación de la OPA alemana, el presidente de E.On, Wulf Bernotat pacta con Enel y Acciona su retirada de la puja. La coalición hispano-italiana ofrece 41,30 euros que se quedaría en 40,16 tras el reparto de dividendos de Endesa.

El 25 de septiembre de 2007, Endesa recomienda en Junta de Accionistas la OPA de Enel y Acciona y levanta sus blindajes. Enel y Acciona ya tienen el camino libre para hacerse con la mayor eléctrica española.

El precio ofrecido por Enel y Acciona les permite hacerse con Endesa. Dos años y un mes después de que se iniciara el mayor proceso de OPA que ha vivido nuestra economía, una constructora y una empresa pública italiana se hacen con la joya de la corona energética española. Un proceso que, gracias a la obstinada resistencia mostrada por Endesa logró revalorizar unas acciones que de cotizar por debajo de los 9 euros, se han vendido a 40,16 euros por acción.

(Volver al índice)



(C) Libertad Digital SA Todos los derechos reservados